La investigación revela cómo el ejercicio físico protege el corazón