Hemodinamia e intervencionismo

Se le llama Hemodinamia a una técnica mínimamente invasiva que a través de catéteres guiados por fluoroscopía y con adquisición de imágenes permanentes, nos permite estudiar las patologías congénitas o adquiridas del árbol vascular, y eventualmente también tratarlas.

Los procedimientos intervencionistas por medio de catéteres se realizan para tratamiento de la enfermedad ateroesclerosa de las arterias coronarias. Enfermedades de las válvulas cardiacas, enfermedades congénitas del corazón, y enfermedades de las arterias periféricas (Aorta, carótidas, extremidades inferiores, arterias renales.)

Una Sala de Hemodinamia es un lugar con equipamiento de alta tecnología que consiste en un equipo de fluoroscopía (o rayos X), cuyas imágenes dinámicas obtenidas son procesadas y digitalizadas por un sistema de cómputos, obteniendo así imágenes claras y nítidas que nos permiten diagnosticar y tratar enfermedades cardiovasculares.

La Cardiología Intervencionista reemplaza a algunos procedimientos quirúrgicos a cielo abierto, permitiendo a los pacientes ser tratados con menores riesgos y minimizar la estadía hospitalaria.


"Procedimientos que se realizan en salas de Hemodinamia”


  • Cateterismo, Angiografia y Angioplastia coronaria.

  • Ventriculografía

  • Aortografia Torácica, Abdominal e iliaca.

  • Arteriografía de vasos de cuello extra e intracraneales.

  • Arteriografía de miembros superiores.

  • Arteriografía de miembros inferiores.

  • Electrofisiología y neurointervencionismo.

  • Implante de marcapasos.


Cateterismo y angiografia de arteria coronaria izquierda.


Los cardiólogos intervencionistas son médicos formados en la especialidad y expertos en lectura de imágenes radiológicas. La ventaja para los pacientes son evidentes: tipo de anestesia, menor riesgo, reducción significativa del dolor y tiempo de recuperación.