Manejo de los aneurismas de aorta abdominal en 2021

Los aneurismas de la aorta abdominal son aquellos que tienen un diámetro aórtico de más de 3 cm. Su peligro principal es el riesgo de rotura y posterior muerte por hemorragia. En consecuencia, el objetivo del tratamiento es reparar el aneurisma antes de la rotura.



En este aspecto, el predictor de rotura más relevante es el diámetro del aneurisma. Es decir, si el aneurisma es más grande, el riesgo de rotura aumenta.

Los estudios randomizados no mostraron ventajas en sobrevida interviniendo aneurismas de menos de 5.5 cm con cirugía vs una vigilancia estrecha. Toda esta evidencia ha hecho que este diámetro de 5.5 cm represente un corte adecuado. En este sentido, vigilar estrechamente los aneurismas con un diámetro inferior a 5.5 cm es seguro y costo efectivo.


La vigilancia estrecha, entre otras cosas, es para detectar aquellos aneurismas que pueden presentar un crecimiento acelerado del saco (>1 cm en un año), aunque falta información rigurosa que soporte la intervención en este contexto.


Los puntos clínicos claves para el manejo de aneurismas de aorta abdominal en 2021 serían:

  • Factores de riesgo como edad avanzada, sexo masculino, historia familiar, tabaquismo, hipercolesterolemia e hipertensión. El riesgo es más bajo en los diabéticos.

  • En hombres se recomienda la reparación en aquellos en donde el diámetro máximo del aneurisma es de 5,5 cm o más y en mujeres cuando el diámetro máximo es de 5 cm o más.

  • La reparación endovascular de los aneurismas de aorta se asocia a un menor riesgo de complicaciones perioperatorias y muerte que la cirugía abierta.

  • La ventaja inicial de la reparación endovascular se mantiene por 2 o 3 años luego del procedimiento. No existen diferencias a largo plazo en términos de muerte.

  • La reparación endovascular se asocia a más re-intervenciones, en general procedimientos sencillos. A lo largo de toda la vida del paciente la cirugía abierta se asocia a más re-intervenciones debido a la laparotomía.

  • Para la vigilancia estrecha, tanto la tomografía como la ecografía son adecuadas.



Esta es la información más resumida y que no tiene grandes cambios con respecto a lo que sabíamos en el último tiempo. En este sentido, los datos son tranquilizadores, ya que indican que conocemos bastante bien el genio de la enfermedad y podemos adelantarnos a la misma.

Título original: Management of Abdominal Aortic Aneurysms.

Referencia: Andres Schanzer et al. N Engl J Med 2021;385:1690-8. DOI: 10.1056/NEJMcp2108504.